Carrito

Antes de lanzarse a comprar un telescopio, es importante conocer qué podemos ver a través del telescopio. Y, sobre todo, cómo vamos a verlo.

En nuestros cursos de astronomía siempre recomendamos lo mismo. De la misma manera que uno no se compra un coche y luego se saca al carnet de conducir; al iniciarse en la astronomía uno debería aprender lo básico y luego pensar en comprarse un telescopio. Por desgracia esto no siempre es así y muchas veces la gente se lleva grandes decepciones con sus recién estrenados equipos. Hoy vamos a hablar de cómo se ven las cosas a través del telescopio.

No se ve como en las fotos

Seguro que has visto en la tele o en internet espectaculares imágenes de la Galaxia de Andrómeda o la Nebulosa de Orión. Sin duda, son impactantes. Pero siento decirte que a través del telescopio las cosas no se ven como en las fotos. Ni tu telescopio es el Hubble, ni tus ojos son tan sensibles como una buena cámara ni tu cerebro dispone de software de edición y procesado. Así que, antes de llevarte una decepción, déjame contarte cómo se ven las cosas a través del telescopio.

expectativa-realidad-astronomia
Expectativa y realidad a través del telescopio. Los objetos no se ven como en las fotos.

Nuestros ojos son herramientas de observación asombrosas pero están especialmente desarrollados para ver bien durante el día. ¿Te has fijado alguna vez que por la noche no somos capaces de distinguir colores? Si sales al campo, alejado de las luces de la ciudad, verás que todo se vuelve gris. Nuestros ojos no reciben suficiente luz como para excitar los conos, las células que captan el color, y solo empleamos los bastones, las células que perciben la luminosidad. Dicho de otra forma, por la noche no serías capaz de decirme de qué color son mis pantalones porque los vas a ver de color gris, más claro o más oscuro, pero gris. Lo mismo ocurre al mirar a través del telescopio. Pero no siempre…

El cielo y el telescopio marcan la diferencia

No todo depende de nuestro ojo. Hay múltiples factores que afectarán a la calidad de nuestras observaciones: la experiencia, el telescopio, la contaminación lumínica y la transparencia atmosférica.

En AstroAfición llevamos más de diez años dedicados a la astronomía. Son miles de noches las que hemos pasado a pie de telescopio y eso, obviamente, se nota. En todo este tiempo hemos ido mejorando nuestra capacidad para percibir detalles sutiles, distinguir formas y apreciar colores. Por eso, no te decepciones si no llegas a ver lo mismo que un observador avanzado. Poco a poco tú también irás adquiriendo la experiencia necesaria y mejorando tus observaciones.

Además de la experiencia, el telescopio también es un factor de gran importancia. Tanto la calidad del instrumento como su apertura son fundamentales para la observación astronómica. Os puedo asegurar que la diferencia entre observar la misma nebulosa con un telescopio de 15 centímetros a observarla con un telescopio de 30 es abismal.

Del mismo modo, la calidad del cielo y la contaminación lumínica del lugar afectarán en gran medida a la observación. El mismo telescopio en un entorno rural sin contaminación lumínica ofrecerá imágenes muchísimo mejores que en un entorno urbano o semiurbano. Así que, si tienes oportunidad, aléjate de las luces de la ciudad y sal con tu telescopio al campo. Seguro que disfrutas mucho más de la observación.

Observación planetaria y de estrellas

A simple vista podemos notar que no todas las estrellas son blancas, sino que hay algunas un poco más azuladas y otras algo más amarillentas o rojizas. Los colores de las estrellas dependen de su temperatura y, aunque son tonalidades sutiles, sí que somos capaces de percibirlas, tanto a simple vista como a través del telescopio. De hecho, estrellas dobles como Albireo nos permitirán comprobar la diferencia de colores.

albireo
Albireo, una estrella doble de colores

Lo mismo ocurre con los planetas. A simple vista podemos apreciar cierta tonalidad anaranjada o rojiza en Marte, o un ligero color amarillento en Saturno. Esto es debido a que, tanto las estrellas como los planetas, emiten suficiente luz como para excitar los conos de nuestra retina y, por tanto, percibir color. De esta forma, a través del telescopio sí veremos los colores de las estrellas y los planetas.

Saturno a través del telescopio

Lo que será muy diferente es el tamaño con el que los veremos. Incluso con un telescopio a más de 200 aumentos, no conseguiremos ver los planetas mucho más grandes. De hecho, llegará un momento en el que cuanto más aumentemos la imagen, peor se verá. Esto es debido a la distorsión atmosférica y las imperfecciones propias del telescopio. Así, muchas veces conviene verlo más pequeño pero con más detalle, que no grande y borroso.

saturno-tamano-telescopio
El tamaño de Saturno a través del telescopio. Mejor pequeño y nítido que grande y borroso

Esto puede decepcionar a muchas personas, que esperan ver los planetas tal como nos los muestran las misiones espaciales. Pero a mi me sigue pareciendo asombroso que seamos capaces de ver un objeto tan lejano con tanto detalle. ¡Si en un buena noche hasta se llega a ver la división de Cassini!

Observación de cielo profundo

Entendemos por cielo profundo todos aquellos objetos que están muy alejados y, por tanto, se ven de manera débil y difusa a través del telescopio: nebulosas, galaxias y cúmulos de estrellas. Este tipo de observación es muy diferente a la observación planetaria. Y es lo que produce más decepciones y frustraciones entre los recién llegados al mundo de la astronomía.

A la hora de preparar una observación, conviene saber qué es lo que vamos a ver. Para ello, es bueno ver imágenes y tener una idea previa de cómo es dicho objeto. Pero lo que nosotros recomendamos es que no busquéis fotografías, sino dibujos. Existe toda una rama de la astronomía dedicada al dibujo astronómico, y a tratar de plasmar en papel lo que vemos a través del telescopio.

m13-como-se-ve
M13 a través de diferentes telescopios

En internet encontrarás multitud de dibujos de objetos astronómicos que te ayudarán a hacerte una idea de cómo se ve tal nebulosa o galaxia a través del telescopio. Para ello basta con buscar en internet (usando la palabra inglesa “sketch” = dibujo) y localizar a alguien que lo haya observado y retratado usando un telescopio con una apertura similar al tuyo. En esta web encontrarás multitud de ejemplo.

Trucos para mirar a través del telescopio

Además de apoyarte en estos dibujos, hay otro truco para aprovechar la observación al máximo. Antes explicamos que por la noche solo utilizamos los bastones de nuestros ojos. Pues bien, debes saber que estos se encuentran situados en la periferia de nuestra retina y no en el centro, donde están los conos. Por eso, si quieres aprovechar tu vista al máximo al mirar a través del telescopio, deberás utilizar el rabillo del ojo. Al mirar de reojo o mover la vista de lado a lado del ocular haremos que la luz llegue a nuestros bastones y seremos capaces de percibir muchos más detalles en objetos débiles y difusos. Te garantizo que la diferencia es enorme.

M31
Dibujo representativo de lo que podemos ver al observar M31 por el ocular en un telescopio de aficionado

Además, prueba también a taparte un ojo con la mano o con un trozo de tela negra en vez de limitarte a guiñarlo. Al relajar los músculos de la cara notarás que percibes muchos más detalles que con tan solo guiñar. Y, por supuesto, no basta con mirar un segundo y quitarte. Cuando más tiempo estés pegado al ocular más detalles conseguirás captar.

El cielo a través del telescopio

Aunque las fotos puedan ser más espectaculares al mostrar más detalles y colores, lo realmente bonito de la astronomía es entender lo que uno está viendo. Saber que la luz que llega a tus ojos salió hace millones de años y fue emitida por estrellas que pueden que ya ni existan. Eso es lo realmente impresionante.

La astronomía es una cura de humildad, un momento de relajación y un disfrute para nuestro cerebro. Pero no esperes que todo se vea como en las fotos de la NASA o la decepción será muy grande. Lee, aprende y descubre por ti mismo cómo se ven las cosas a través del telescopio en nuestras observaciones astronómicas.

Roberto Bravo

Roberto Bravo

Astrónomo de afición y emprendedor de profesión. Paciencia, ganas y un puntito de locura han sido necesarias para desarrollar este proyecto desde sus inicios en 2009. Más de diez años después, continúo con aún más fuerza esta preciosa andadura.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.