Carrito

¿Cómo observar el eclipse solar con seguridad? Probablemente sea una pregunta que os habréis hecho en más de una ocasión.

En este artículo os enseñaré a fabricaros vuestro propio proyector solar.

Materiales

  • Caja de cartón. Una caja de zapatos sería ideal pero prácticamente cualquier caja nos servirá.
  • Un trozo de papel de aluminio. También nos puede servir un trozo de hojalata o de un bote de refresco, en definitiva, cualquier trozo de metal fino que podamos trabajar con tijeras y un punzón.
  • Cinta adhesiva.
  • Unas tijeras.
  • Un cúter, exacto o incluso una navaja bien afilada.
  • Una hoja de papel blanca.

Construcción

Los amantes de la fotografía quizá ya se hayan dado cuenta. Lo que vamos a construir es una sencilla cámara estenopeica.

  • Empezaremos por recortar la hoja del papel al tamaño de uno de los laterales de la caja de cartón que pegaremos con la cinta, aquí se proyectará la imagen del eclipse solar.

  • A continuación realizamos un orificio (da igual que sea redondo o cuadrado, lo que os resulte más sencillo) en la cara opuesta a nuestra hoja de papel.

  • Este orificio lo taparemos con el papel de aluminio y realizaremos en él un orificio con una aguja, palillo o incluso un espagueti seco. Por este orificio, o más técnicamente, estenopo, es por donde entrará la luz solar. Podéis experimentar con distintos tamaños de agujero, los más pequeños os darán más resolución y los más grandes más luminosidad.


  • En la misma cara en la que hemos instalado este papel de aluminio realizaremos un segundo orificio que será por donde nosotros observaremos el eclipse.

  • Cerramos la caja y comprobamos que el único sitio por donde entra luz es el estenopo, si hubiese fugas de luz hacia el interior taparemos con cinta adhesiva negra cualquier agujero que haya podido quedar.

Y con esto ya estaría construido el aparato que nos permitirá observar el eclipse de sol con total seguridad.

Funcionamiento

El funcionamiento de este aparato es muy sencillo.

Aquí podemos ver la cámara abierta tan solo por motivos explicativos. La cámara ha de estar cerrada para que funcione correctamente.

 

  • La luz entrará a nuestra cámara por el estenopo, este agujero diminuto hará la función de lente lo que permitirá que la imagen del exterior de la cámara se proyecte directamente sobre nuestro papel blanco.
  • Nosotros observaremos dicha luz proyectada sobre el papel desde nuestra abertura de observación.

Al no observar directamente la luz del sol nuestros ojos no corren ningún riesgo.

Además, si por lo que fuese se estropease la cámara estenopeica nuestros ojos tampoco sufrirían ningún daño.

Uso

Para poder utilizar dicha cámara tendremos que darle la espalda al sol.

Situaremos la cámara en nuestro ojo y rebuscaremos con ella hasta que veamos un punto de luz proyectado sobre el papel del fondo.

¡Ese punto es el sol!

Notas finales

Si sois de los míos, os plantearéis una serie de cuestiones: ¿de qué tamaño hago el agujero? ¿Cómo de grande ha de ser la caja? La respuesta corta es da igual. La respuesta larga, a continuación.

Empecemos diciendo que el propio Aristóteles ya conocía la cámara oscura, puesto que en muchas ocasiones esto ocurre de manera natural. Por ejemplo, recuerdo que, en casa de mis abuelos, había un agujerito (probablemente hecho por las polillas) en una da las contraventanas de mi habitación; por las noches podía ver proyectado en el techo de la habitación lo que ocurría en la calle… Las farolas, los coches al pasar, la gente paseando…. era una buena manera de quedarse dormido. Si rebuscáis un poco encontraréis muchas referencias a la cámara oscura a lo largo de la historia de la humanidad.

Pero bueno, pasando a lo interesante, nuestra cámara estenopeica consta de dos parámetros, distancia focal y apertura.

La distancia focal viene determinada por la distancia entre el estenopo (el agujerito por el que pasa la luz al interior de la cámara) y la pared de proyección. Por lo que, cuanto más grande sea la cámara más grande será la distancia focal y por lo tanto más grande será el objeto proyectado. Pero ya sabéis, la ley del cuadrado inverso manda, cuanto más lejos estemos de la fuente de luz más débil será esta.

Y por otro lado tenemos la apertura, que vendrá determinada por el diámetro del estenopo. A mayor diámetro, mayor apertura y mayor luminosidad peeeeeeeeeeero….. cuanto menor sea el tamaño de la apertura más resolución vamos a tener. Esto se debe al círculo de confusión, que no me voy a extender en describirlo, podéis consultarlo en la wikipedia.

Y, además, sabiendo estos dos parámetros podemos calcular la relación focal.

Bien, lo más interesante de todo llega con Josef Petzval, un húngaro que me cae especialmente bien. Petzval desarrolla, entre otras cosas, la ecuación para el diámetro óptimo del estenopo:

(d)= 1,9 √ (ƒλ)

Traducido sería: el diámetro del estenopo (apertura) es igual a 1.9 multiplicado por la raíz cuadrada de la longitud focal (ƒ) multiplicada por la longitud de onda (λ).

Otro genio de la óptica, Lord Rayleight, el mismo de la dispersión de Rayleight (lo de porqué el cielo es azul y los atardeceres rojos) dio con una fórmula más sencilla:

(d)= 2 √(2ƒλ)

Con todo esto podríamos calcular tiempos de exposición pero ya se escapa de los intereses de este artículo.

Sin más, espero que disfrutéis del eclipse de sol con total seguridad.

¡Buenos cielos!

Mario F. López

Mario F. López

Más de 15 años de afición por la astronomía lo han convertido en todo un océano de conocimiento, una biblia de la astronomía. Puedes preguntar lo que quieras, Mario seguro que lo sabe. Además, es el encargado de los contenidos educativos y online.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.