[Artículo actualizado a 18/6/2018]

¿Alguna vez te has fijado en los distintos colores de las estrellas? En el cielo podemos encontrar miles de estrellas brillando, aunque cada una lo hace con diferente intensidad en función de su tamaño, de su “edad” o de su distancia a nosotros. Pero si nos fijamos con detenimiento o las observamos a través del telescopio veremos que, además, las estrellas pueden tener diferentes colores o tonalidades, desde el rojo hasta el azul. Así pues, encontramos estrellas más azules o estrellas más rojas. Este es el caso de la brillante estrella Antares, cuyo nombre significa precisamente “el rival de Marte”, puesto que compite con el intenso color del planeta rojo.

Por qué las estrellas tienen diferentes colores

El color de las estrellas depende básicamente de la temperatura de su superficie. Así pues, aunque parezca un poco contradictorio, las estrellas azules son las más calientes; y las rojas, las más frías (o, mejor dicho, las menos calientes). Si recordamos el espectro lumínico, que casi todos hemos estudiado en el colegio de pequeños, entenderemos fácilmente este aparente contrasentido. Según el espectro electromagnético, la luz ultravioleta es mucho más intensa que la luz infrarroja. Así, el color azulado implica radiaciones más intensas, más energéticas y, por tanto, corresponde a temperaturas mayores. De igual manera ocurre en el día a día. Si nos fijamos con detenimiento en la llama de un mechero, veremos cómo la zona de más temperatura (es decir, la más cercana al mechero) es de color azulado, mientras que el resto de la llama es de color rojizo.

colores de las estrellas

Algo similar ocurre en astronomía, donde los colores de las estrellas varían en función de su temperatura y edad. Así pues, en el cielo encontramos estrellas de color blanco-azulado o estrellas de color anaranjado o rojizo. Por ejemplo, la estrella Bellatrix, de color azul, tiene una temperatura superior a 25.000 grados Kelvin. Mientras que estrellas rojizas como Betelgeuse apenas alcanzan los 2.000 K.

Clasificación de las estrellas según su color

En astronomía se clasifica a las estrellas en 7 categorías diferentes según su color y tamaño. Estas categorías se representan por letras y se subdividen a su vez en números. Por ejemplo, las estrellas jóvenes (más pequeñas y calientes) tienen un color azulado y se catalogan como estrellas de tipo O. Por otro lado, las estrellas más viejas (más grandes y frías) se clasifican como estrellas de tipo M.

Clasificación Color Temperatura (K) Ejemplo
O azul-violeta 40.000-25.000 I Cephei
B blanco-azul 25.000-11.000 Spica
A blanco 11.000-7.500 Vega
F blanco-amarillo 7.500-6.000 Proción
G amarillo 6.000-5.000 Sol
K naranja 5.000-3.500 Arturo
M rojo 3.500-3.000 Betelgeuse

Nuestro Sol es una estrella de tamaño medio y color amarillento. Su temperatura en la superficie es de unos 5000-6000 grados Kelvin y se considera una estrella de categoría G2. Según envejezca, el Sol irá aumentando su tamaño y se irá enfriando mientras se vuelve cada vez más rojiza. ¡Pero para eso aún quedan varios miles de millones de años!

El color de las estrellas indica su edad

Además, el color de las estrellas nos da una idea de su edad. Así las estrellas más jóvenes tienen una tonalidad más azulada y las estrellas más viejas, más rojiza. Esto es debido a que cuanto más joven es una estrella, mayor energía genera y mayor temperatura alcanza. Por el contrario, cuando las estrellas van envejeciendo, generan menos energía y su temperatura disminuye hasta colores más rojizos. Sin embargo, esta relación entre su edad y su temperatura no es universal ya que depende del tamaño de las estrellas. Si una estrella es muy grande, consumirá su combustible más rápidamente y se volverá rojiza en un tiempo más corto. En contra, las estrellas de menor masa tienen una “vida” más larga y tardarán más en abandonar su color azul.

En algunas ocasiones observamos estrellas muy próximas entre sí de colores muy contrastados. Este es el caso de la estrella Albireo, en la constelación del Cisne. A simple vista, Albireo parece una estrella simple. Pero con un telescopio o unos prismáticos veremos que se trata de una estrella doble de colores muy diferentes. La estrella más brillante es de color amarillo (Albireo A) y su compañera de color azulado (Albireo B). Sin duda es una de las dobles más bonitas y fáciles de observar.

colores-de-las-estrellas

Sirio y la turbulencia atmosférica

Son muchas las personas que vienen a nuestros cursos de astronomía y nos han preguntado por el peculiar brillo de Sirio. Esta estrella es una de las estrellas más brillantes del hemisferio Norte y fácilmente visible en invierno. Cuando Sirio se encuentra muy cerca del horizonte parece brillar en todos los colores, como si de unas luces de fiesta se tratase. Este fenómeno no es ni mucho menos producido por la estrella, sino por algo mucho más cercano: nuestra atmósfera. Las diferentes capas de aire a diferentes temperaturas de nuestra atmósfera provocan que la luz de las estrellas no sigan un camino recto, sino que se refracta una y otra vez según atraviesa nuestra atmósfera. Esto es lo que los aficionados a la astronomía conocemos como turbulencia atmosférica y hace que las estrellas “titilen”.

Sirio, estrella

Seguro que alguna vez te has fijado en ese contoneo frenético de las estrellas, ese “titileo” o “parpadeo” constante. Además, habrás notado que ese titileo resulta ser más intenso según miramos más cerca del horizonte. Esto es debido a que cuanto más cerca del horizonte está un astro, más cantidad de atmósfera tiene que recorrer su luz para llegar a nosotros y, por tanto, más se ve afectada por la turbulencia atmosférica. Pues bien, en el caso de Sirio, al ser muy brillante el efecto es más llamativo. Así pues, en noches poco estables y cuando se encuentra cerca del horizonte, esta turbulencia hace que la estrella parezca no estarse quieta y vemos como si brillase con distintas tonalidades. Un efecto natural y cotidiano que no tiene nada que ver con las estrellas y que también afecta a la calidad de las observaciones y de las astrofotografías.

En este otro artículo os mostramos un vídeo en el que se explica de manera muy clara la clasificación de las estrellas en función de su temperatura y luminosidad.

Roberto Bravo

Roberto Bravo

Astrónomo de afición y emprendedor de profesión. Paciencia, ganas y un puntito de locura han sido necesarias para desarrollar este proyecto desde sus inicios en 2009. Casi diez años después, continúo con aún más fuerza esta preciosa andadura.

14 Comments

Leave a Reply


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.