Carrito

Las estrellas y los planetas son cuerpos celestes muy distintos. Una estrella es una bola gigante de plasma que genera energía gracias a las reacciones de fusión que se producen en su núcleo. Por el contrario, un planeta es un cuerpo, rocoso o gaseoso, de menor tamaño que orbita alrededor de una estrella. Sin embargo, en el cielo puede resultar difícil distinguir los planetas de las estrellas, ya que a simple vista todos se ven como un puntito de luz. Y tú, ¿sabríais distinguir una estrella de un planeta? 

¿Cómo distinguir los planetas de las estrellas?

Hay varios factores que nos ayudarán a distinguir los planetas de las estrellas. Vamos a ver algunos de estos trucos que te ayudarán a no volver a confundir los planetas con estrellas. Pero, antes de nada, ¿te has fijado alguna vez que las estrellas parecen parpadear? Este cambio aparente de brillo, conocido también como titileo, nos dará la primera pista para distinguir una estrella de un planeta. 

Los planetas no parpadean

Los planetas no titilan y las estrellas sí, aunque no siempre es así. ¿Quieres saber por qué? Las estrellas son fuentes de luz muy intensas pero muy lejanas. Por tanto, desde la Tierra las vemos como pequeños puntos de luz en el cielo. Los rayos de luz provenientes de las estrellas se ven afectados por las distintas capas de aire de nuestra atmósfera, que los alteran de 10 a 20 veces por minuto. Por eso, a simple vista, las estrellas parecen temblar. Esta perturbación no es más que los efectos de nuestra atmósfera sobre los rayos de luz de las estrellas. A fin de cuentas este efecto es similar al que ocurre cuando miramos el asfalto a lo lejos en un día de verano: la imagen parece temblar debido al aire caliente que emana del suelo. Algo así le pasa a las estrellas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esto no tiene porqué pasar todas las noches ni afectar a todas las estrellas. Las perturbaciones de la atmósfera serán mucho más notables cuanto más inestable esté la atmósfera (después de una tormenta o tras un caluroso día de verano, por ejemplo). Pero también las estrellas se verán más afectadas cuanto más cerca del horizonte se encuentren, ya que su luz tendrá que atravesar una mayor cantidad de atmósfera hasta llegar a nosotros.

Los planetas, en cambio, no parpadean. A diferencia de las estrellas, la luz de los planetas no es puntual ya que, al estar más cerca, se pueden observar como pequeños discos de luz. De esta forma la luz nos llega con mayor intensidad y cubriendo una superficie mayor. Esto hace que no se vean tan afectados por las perturbaciones de la atmósfera y se puedan observar como puntos de luz fija en el cielo. No obstante, si la noche es muy mala o el planeta se encuentra muy cerca del horizonte puede que también titile un poco. Por eso este truco nos servirá en el 95% de las ocasiones, pero no siempre.

Los planetas siempre están en la eclíptica

Entonces, si vemos un punto de luz fija en el cielo que no parpadea, ¿cómo podemos estar seguros de que es un planeta?

Las órbitas de los planetas alrededor del Sol se encuentran, más o menos, en el mismo plano. Por tanto, todos los planetas deberían observarse siempre formando una línea en el cielo. Esta línea se conoce como eclíptica, y no es más que la representación del plano del Sistema Solar en el cielo. Dicho de otro modo, la línea de la eclíptica coincide con el recorrido que hace el Sol en el cielo a lo largo del día. Esta línea recorre el cielo aproximadamente de Este a Oeste. Y es, en esta franja del cielo, en la que deberíamos encontrar todos los planetas (e incluso la Luna!). Por tanto, cualquier punto de luz fuera de esa línea, es imposible que sea un planeta.

Planets-lineup-ecliptic

Los planetas tienen movimiento propio

Por último, hay un factor clave para diferenciar una estrella de un planeta. Las estrellas están aparentemente fijas en el cielo y mantienen su posición respecto de las demás. Sin embargo, los planetas están en constante movimiento alrededor del Sol y su posición aparente en el cielo cambia. Es decir, los planetas no se mueven a la vez que las estrellas y su posición en el cielo cambia constantemente. Este movimiento es relativamente lento, pero se puede apreciar fácilmente con el paso de las semanas. De hecho, el nombre de “planeta” proviene del griego “planÄ“tÄ“s” que significa vagabundo, errante. Con este nombre denominaron los griegos a esos puntos de luz que se movían errantes en el cielo y que, por tanto, no podían ser estrellas como las demás.Retrogradación de Marte

De hecho, hay ciertos momentos en los que los planetas dibujan un “loop” en el cielo. Por ejemplo, si observamos a Marte durante varias noches seguidas tras su oposición veremos que su movimiento varía incluso de dirección, dibujando un curioso círculo en un fenómeno que se denomina retrogradación, que en el caso de Marte dura 73 días.

 

Roberto Bravo

Roberto Bravo

Astrónomo de afición y emprendedor de profesión. Paciencia, ganas y un puntito de locura han sido necesarias para desarrollar este proyecto desde sus inicios en 2009. Más de diez años después, continúo con aún más fuerza esta preciosa andadura.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.