Sikuliaqsiujuittuq es el nombre que le dan los Inuit a Procyon (α-CMi), la estrella más brillante de la constelación del Can Menor que, junto con Gomeisa (β-CMi, mirzam al-ghumaisa “la faja de la mujer soñolienta”), son las dos estrellas que nos marcan la posición de dicha constelación.

Sikuliaqsiujuittuq significa “el que nunca pisa el hielo recién formado”.

Representación de Canis Minor por Johann Elert Bode (el mismo de la Galaxia de Bode).

Y detrás de este nombre impronunciable hay una historia que me encantará relataros.

Hace mucho tiempo vivió un hombre llamado Sikuliaqsiujuittuq,
que estaba bien entrado en carnes. Tal era su enormidad que ninguna mujer quería casarse con él. Pero no era el único, a su hermana le ocurría lo mismo, por lo que con el tiempo acabaron viviendo juntos.

Siku (para los amigos) tenía un miedo atroz a caminar por encima del hielo. Ya que temía que este se partiese bajo sus pies haciéndolo caer a las gélidas aguas y acabando así con su vida.

Y es por este motivo por lo que se negaba a salir de caza, lo que obligaba a los demás a proporcionarle alimento.

Tony Hisgett from Birmingham, UK

Con el tiempo esta situación generó un enfado tremendo en el pueblo, imaginad la situación. Tener que salir a cazar bichos como focas y osos con los riesgos para la salud que ello conlleva y alimentar a otra persona perfectamente sana que no colabora con la caza.

Hartos de alimentarlo, los cazadores, urdieron un plan de venganza y convencieron a Siku para salir a cazar por primera vez, se aseguraron de que el hielo fuese lo suficientemente grueso para que no se asustase y marcharon hacia la zona de caza.

La primera noche que pasaron fuera de sus hogares, los cazadores, engañaron a Siku diciéndole que la primera noche que uno sale a cazar por primera vez ha de tener las manos atadas a la espalda para evitar moverse y caer al agua.

Siku, que no había desconfiado nunca de ellos y que temía caer al agua, aceptó.

Aprovechando que este estaba profundamente dormido y con las manos atadas a la espalda, los cazadores lo apuñalaron hasta su muerte, dejando bajo su cuerpo una gran mancha de sangre.

Sikuliaqsiujuittuq o Procyon es una estrella que se puede observar salir por el horizonte bien entrado el invierno boreal (cuando los hielos son gruesos), con cierto tono anaranjado…. color sangre….
cuando está a escasos grados sobre el horizonte, aunque cuando toma altura y los efectos de la dispersión desaparecen se torna blanco-amarilla (clase espectral F5IV-V). Es la séptima estrella más brillante (o gorda) del cielo.

¡Buenos cielos!

Mario F. López

Mario F. López

Más de 15 años de afición por la astronomía lo han convertido en todo un océano de conocimiento, una biblia de la astronomía. Puedes preguntar lo que quieras, Mario seguro que lo sabe. Además, es el encargado de los contenidos educativos y online.

One Comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.