AstrofotografíaConsejosEfeméridesTutoriales

Cómo fotografiar estrellas fugaces: las Perseidas 2013

Todos los veranos se produce uno de los fenómenos astronómicos más llamativos que pueden observarse, la lluvia de estrellas de las Perseidas o “Lágrimas de San Lorenzo”. La verdad es que a lo largo del año se producen otras muchas lluvias de estrellas, varias más intensas que ésta pero no cabe duda de que las Perseidas son las más conocidas por coincidir con el verano (al menos en el hemisferio norte), cuando además mucha gente está disfrutando de las vacaciones.

En este artículo os contamos cómo observarlas pero ahora vamos a centrarnos en cómo podemos fotografiarlas. La técnica es bastante sencilla pero vamos a dar unos sencillos consejos para que podáis obtener los mejores resultados.

Perseida

Perseidas. Bólido 12/08/2012. Roberto Bravo

¿Cuándo?

Las mejores noches para ver y fotografiar un mayor número de estrellas fugaces serán las noches del 11 al 12 (domingo) y del 12 al 13 (lunes) de agosto. Pero también puedes aprovechar las noches del viernes y el sábado anterior, puesto que los días anteriores y posteriores al máximo también se podrán ver un gran número de meteoros.

Materiales necesarios

camaracanon

La cámara: en primer lugar necesitaremos una cámara, evidentemente. Si es réflex, mucho mejor, pero si tenemos una compacta con modo manual que nos permita exposiciones de varios segundos también podremos sacar buenos resultados.

El objetivo: necesitaremos un objetivo de focal corta (15-20mm), un gran angular o incluso un ojo de pez nos permitirán capturar un mayor trozo de cielo y, por tanto, podremos captar más estrellas fugaces. Además, cuanto más luminoso sea el objetivo, mejor (por luminoso se entiende que tenga una apertura mayor, es decir, un número f más bajo. Mejor un f2,8 que un f4).

El trípode: es una pieza imprescindible para este tipo de fotos. Necesitaremos un trípode robusto y sólido para que las fotos no salgan movidas.

interval

Cable disparador: esta pieza nos permitirá disparar las fotos sin tener que tocar la cámara y, por tanto, sin que transmitamos las vibraciones a la cámara que se traducirían en fotos movidas. Los disparadores son útiles y muy baratos, así que si no tienes uno, es un buen momento para comprarlo. Incluso recomendamos el uso de un intervalómetro, un disparador más completo que nos permitirá programar tantas tomas como queramos y del tiempo de exposición que queramos. Son algo más caros (unos 30€ en los chinos) pero de verdad que vale la pena.

Batería de repuesto: estaremos tomando fotos varias horas y es probable que se agote la batería de la cámara. No estaría de más que tuviéramos otra de repuesto a mano.

Silla o tumbona: si queremos estar cómodos mientras la cámara hace su trabajo, no olvides una silla o una tumbona.

La técnica

Antes de nada, dispara en RAW. A diferencia del .jpg, este formato de archivo nos guardará las imágenes sin comprimir y con su máxima resolución para que luego podamos pasarlas por Photoshop sin perder calidad. Monta la cámara sobre el trípode, coloca el objetivo que hayas escogido y coloca el enfoque en infinito (por la noche la cámara no es capaz de enfocar sola por lo que deberás enfocar en modo manual y hacer varias pruebas hasta dejar el foco fino). Conecta el disparador y programa la cámara con la apertura máxima que nos permita el objetivo o, como mucho, un par de pasos menos del máximo (f5,6 como muchísisisimo); pon un ISO alto para poder capturar las estrellas más débiles pero sin que el nivel de ruido sea excesivo (ISO800 debería estar bien en la mayoría de las cámaras, aunque puedes subirlo un poco si tienes una buena cámara). Programa tantas fotos como puedas con tu intervalómetro recién comprado (el portátil también vale pero es cargar con más cacharros…) y dispara tomas de entre 20 y 40 segundos. Ah, y lo más seguidas que puedas, ¡no vaya a ser que la fugaz pase justo entre toma y toma!

¿Hacia dónde apunto?

Las estrellas fugaces pasarán por todas partes del cielo y lo más probable es que pasen por donde no estás apuntando. Es un hecho al que hay que enfrentarse. Aún así, notarás que la mayoría de las fugaces provienen de la constelación de Perseo (de ahí el nombre de Perseidas, ¡qué esperabas!), que se encontrará cerca del horizonte noreste a primera hora de la noche. Lo ideal es apuntar cerca de Perseo, pero no justo a su centro. Apunta algo más arriba, algo más hacia el norte o algo más hacia el sur pero, si no quieres frustrarte mi consejo es que elijas una posición y no la cambies en mucho rato o empezarán a pasar las fugaces por donde justo acabas de dejar de apuntar.

Por último, elige si quieres que en tu foto aparezca sólo el cielo o si también quieres que salga el horizonte. Si te decides por ésta última opción procura tener un horizonte bonito y sin focos, con algún árbol, puente o incluso un observatorio astronómico. ¿Un observatorio? Sí, vente a nuestra observación de las Perseidas en el Observatorio de Yebes y práctica con nosotros bajo la antena de 40m del Observatorio. Llevaremos unos auténticos meteoritos, observaremos el cielo con nuestros telescopios y tomaremos fotos de las fugaces.

Roberto Bravo

Roberto Bravo

Astrónomo de afición y emprendedor de profesión. Paciencia, ganas y un puntito de locura han sido necesarias para desarrollar este proyecto desde sus inicios en 2009. Casi diez años después, continúo con aún más fuerza esta preciosa andadura.

6 Comments

Leave a Reply


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.