Carrito

Hace un tiempo hablamos de qué se puede ver a través del telescopio. Hoy queremos entrar en detalle sobre qué tipos de nebulosas existen en el cielo, cómo se ven y cuáles son sus diferencias.

¿Qué es una nebulosa?

Antes de entrar a clasificar los tipos de nebulosas, conviene definir qué entendemos por nebulosa en astronomía.

Las nebulosas son grandes nubes formadas principalmente de gas y polvo. El gas que las forma es fundamentalmente hidrógeno y helio, pero no por ello las nebulosas son siempre iguales. Así pues, existen nebulosas de tipos muy diferentes, tanto por sus características como por su origen. En este sentido encontramos nebulosas con orígenes totalmente opuestos. Por ejemplo, existen nebulosas de las que nacen las estrellas y nebulosas que se forman cuando muere una estrella.

Tipos de nebulosas en astronomía

Podemos observar en el cielo cientos o miles de nebulosas. Sin embargo, solo existen unos pocos tipos de nebulosas. Así, dentro de las nebulosas encontramos nebulosas de emisión, nebulosas de reflexión, nebulosas oscuras, nebulosas planetarias y remanentes de supernova.

Nebulosas de emisión

Las nebulosas de emisión son aquellas que brillan con luz propia. Las estrellas cercanas excitan el gas de la nebulosa, provocando su ionización. De esta forma, el gas de la nebulosa es capaz de emitir luz en distintas longitudes de onda en función del gas que las forma y de la energía que recibe de las estrellas de alrededor.

Estas nebulosas son generalmente las más brillantes y espectaculares. Su forma es irregular, pero siempre aparecerán rodeadas de estrellas. Este tipo de nebulosas abundan en las cercanías del centro galáctico, por lo que durante el verano es cuando podemos observar muchas más. Uno de los ejemplos más típicos es la Nebulosa del Omega, también conocida como nebulosa del Cisne o M17.

tipos-de-nebulosa-reflexion
Nebulosa de reflexión. M17 o Nebulosa del Cisne

Nebulosas de reflexión

Las nebulosas de reflexión no reciben suficiente energía de las estrellas cercanas como para emitir luz propia. Sin embargo, sí que son capaces de reflejar la luz de las estrellas próximas. Estas nebulosas son generalmente de colores azulados, aunque también podemos encontrar nebulosas de reflexión de otros colores como en el caso de Rho Ophiuchi.

Este tipo de nebulosas no son tan brillantes, por lo que suelen resultar más difíciles de observar. El ejemplo típico de nebulosa de reflexión lo encontramos en Las Pléyades. Este cúmulo de estrellas aún muestra parte de la nebulosa de la que han surgido las estrellas. Precisamente, estas estrellas, jóvenes y azuladas, son las que iluminan la nube de gas que queda a su alrededor. Desde un cielo oscuro y a través de un telescopio podremos ver esta nebulosidad rodeando el cúmulo de estrellas.

nebulosa-reflexion
Pléyades de Marco Lorenzi – Nebulosa de reflexión

Nebulosas de emisión y reflexión

Esta clasificación no es cerrada y, en ocasiones puede haber nebulosas que entren en dos o más categorías. Un ejemplo muy claro es la nebulosa de Orión, que combina regiones de emisión y de reflexión. El centro de la nebulosa es iluminada por las estrellas jóvenes que forman el conocido “trapecio”, mientras que el resto de la nebulosa emite luz propia. De hecho, es una de las nebulosas de emisión más brillantes y espectaculares del cielo.

tipos-de-nebulossa-orion
Nebulosa de Orión

Nebulosas oscuras o de absorción

Las nebulosas oscuras no están asociadas a ninguna estrella. Por tanto, no están ionizadas ni reflejan la luz de ningún astro. Así pues, una nebulosa oscura es una zona de gas y polvo interestelar que no brilla ni emite luz. A través del telescopio aparecerá como una región oscura que oculta las estrellas o el gas que tiene detrás.

Una de las nebulosas de absorción más conocidas es la nebulosa Cabeza de Caballo. Sin embargo, no es la única nebulosa oscura que existe. Por ejemplo, en nuestra Vía Láctea encontramos zonas de gas oscuras que ocultan grandes zonas del cielo, dando la sensación de que en esas regiones hay menos estrellas. La más fácil de ver es quizá el denominado “Saco de Carbón”.

nebulosa-oscura
Nebulosa oscura – Cabeza de caballo

Nebulosas planetarias

Las nebulosas planetarias son muy diferentes al resto de nebulosas debido a su origen. Sin embargo, podrían ser consideradas nebulosas de reflexión, ya que la nube de gas es iluminada por la estrella que las genera. En este caso la nube de gas se produce tras la explosión de una estrella en forma de nova. El gas que rodeaba la envejecida gigante roja es expulsado hacia el exterior y forma generalmente un anillo alrededor de la estrella, que permanecerá durante mucho más tiempo en forma de enana blanca.

Estas nebulosas son, por tanto, mucho más pequeñas y menos brillantes. Su nombre puede llevar a confusión, ya que la única relación con los planetas es que a través del telescopio suelen verse con formas redondas y de pequeño tamaño, siendo similares a un planeta. Personalmente, este nombre me parece un grave error ya que, en realidad, no tienen nada que ver con los planetas.

Existen muchos ejemplos conocidos de nebulosas planetarias. La nebulosa del ojo de gato, la del esquimal, la hélice, etc. En este caso os mostramos una imagen de M57, la Nebulosa del Anillo, a la que siempre echamos un vistazo en nuestras observaciones astronómicas durante el verano.

nebulosa-planetaria
M57, Nebulosa del Anillo – nebulosa planetaria

Remanentes de supernova

En cambio, las estrellas muy masivas terminan su vida de manera mucho más violenta en forma de supernovas. El destino final de la estrella suele ser una estrella de neutrones o un agujero negro, y la nebulosa que genera es diferente a las nebulosas planetarias. En este caso la explosión es mucho más violenta y esto se ve reflejado en la nebulosa. Se pueden apreciar estructuras debidas a las ondas de choque de la explosión y formas más caóticas.

Hay dos ejemplos de remanentes de supernova que son muy llamativos y que acostumbramos a enseñar en nuestros cursos y observaciones. Son la nebulosa del Cangrejo, visible en invierno y primavera. Y la nebulosa de los velos, visible en verano desde cielos oscuros.

remanente-supernova-hst
Nebulosa del Cangrejo – Remanente de Supernova
Roberto Bravo

Roberto Bravo

Astrónomo de afición y emprendedor de profesión. Paciencia, ganas y un puntito de locura han sido necesarias para desarrollar este proyecto desde sus inicios en 2009. Más de diez años después, continúo con aún más fuerza esta preciosa andadura.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.