El pasado viernes concluía mi post “Redescubriendo el sistema solar: planetas enanos” diciendo que si hasta el momento eran 13 los integrantes planetarios de nuestro sistema solar, debíamos estar pendientes porque los nuevos descubrimientos surgen a un ritmo vertiginoso y la lista se ampliaría pronto. Y tanto que pronto, ha sido esta misma semana cuando un nuevo integrante ha llegado a engrosar el índice de planetas enanos que estuvimos analizando. Demos la bienvenida a “The goblin” (El duende).

A través de una circular de la Unión Astronómica Internacional, este mismo lunes 1 de octubre de 2018 el equipo de astrónomos de la Universidad Norte de Arizona y de la Universidad de Hawaii ha anunciado la confirmación de este nuevo planeta enano hasta ahora conocido con el nombre técnico de 2015 TG387.

¿Dónde está?

The Goblin ha sido catalogado como un planeta “transneptuniano” que, como vimos el pasado viernes, son todos aquellos objetos más allá de la órbita de Neptuno. Se encuentra a una distancia media de unas 80 unidades astronómicas (unos 11.970 millones de kilómetros) en la zona conocida como Cinturón de Kuiper.

Para hacernos una idea más gráfica, The Goblin está a el doble de la distancia entre el sol y  Plutón.  En su perihélio se aproxima al sol unas 65 ua y en su afelio se extiende hasta 2,300 veces la distancia entre la Tierra y el Sol. Esta órbita lo convierte en un sednoide, un objeto transneptuniano con un perihelio más grande de las 50 UA.

Características

The Goblin entra dentro de la categoría de planeta enano (Que estuvimos viendo en este post). Se cree que tiene un diámetro de unos 300 km (Recordemos que Plutón tiene un diámetro de 2370 km) y tarda aproximadamente unos 40.000 años en dar una vuelta completa alrededor del Sol. 

¿Cómo se descubrió?

Un equipo liderado por Scott Sheppard, de el  Carnegie Institution for Science en Washington DC, descubrió The Goblin utilizando el telescopio Subaru de 8.2 metros de Japón en Mauna Kea, Hawai. El objeto fue observado por primera vez días antes de la celebración de Halloween en 2015, cuando estaba relativamente cerca, a unas 80 ua y, derivando de su nombre técnico 2015 TG387. – “T G” llevó a los investigadores a nombrarlo como The Goblin.

Telescopios Mauna Kea en Hawai Fuente imagen

Su observación inicial no fue sencilla pero los investigadores intuyeron que debía existir debido a los peculiares movimientos de los objetos cercanos. Según los investigadores, que ya han descubierto otros planetas enanos antes, miles de objetos como estos podrían encontrarse dentro de la conocida como “Nube de Oort

El misterioso planeta 9

Este descubrimiento ha relanzado la polémica sobre la existencia de un planeta gaseoso gigantesco en los confines del sistema solar. Esta teoría fue expuesta por Percival Lowell en 1906 y desde entonces no se ha podido demostrar la existencia de dicho planeta. Aún así sus predicciones no iban desencaminadas pues son muchos los objetos que se están encontrando en la misma zona aunque, ninguno de un tamaño superior al de la Tierra.

The Goblin ha reabierto el debate y aunque el equipo de astrónomos asegura que su existencia no implica necesariamente la presencia del planeta 9, son muchos periódicos y medios de comunicación los que han sacado a la luz de nuevo la teoría. Aunque aún no se pueda confirmar, sin duda, The Goblin nos acerca un paso más allá en las investigaciones para poder contar más adelante con un nuevo planeta en nuestro Sistema Solar.

Fuentes: 

Y concluyo el post abriendo de nuevo las puertas a nuevos descubrimientos que estaremos encantados de acoger y compartir. ¿Qué nos deparará el futuro? Estoy deseando descubrirlo. Un saludo para todos, sed felices.

Saray de la Hoz

Saray de la Hoz

Experta en comunicación y divulgación. No hay un solo rincón de internet que se le escape. Las redes sociales y los medios online son su hábitat; la astronomía su pasión.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.