Carrito

¿A quién no le gusta disfrutar de un cielo estrellado? Pararse en mitad del campo, levantar la vista al cielo y maravillarse con la visión de miles de estrellas en el firmamento. Pues imagina por un momento esa sensación pero multiplicada por 10. Eso es lo que nos ofrecen los binoculares Omegon 2.1×42, unos prismáticos pensados para la observación de constelaciones y disfrutar de cielos estrellados.

Prismáticos para ver las estrellas

En general, los prismáticos tienen la ventaja de ser un equipo mucho más sencillo, asequible y manejable que un telescopio. Por tanto, suelen ser una buena opción para los principiantes quieren dar sus primeros pasos y descubrir las maravillas del cielo. Pero además, son el complemento ideal de cualquier telescopio, ya que con ellos podremos disfrutar del cielo de una forma muy diferente. Por eso, los prismáticos son un equipo imprescindible para cualquier astrónomo aficionado.

Conviene recordar que los prismáticos no son adecuados para observar objetos que requieran muchos aumentos -como planetas o estrellas dobles- pero sí que serán la mejor herramienta para disfrutar de grandes cúmulos estelares o grandes nebulosas y galaxias.

Dicho esto, vamos a analizar en detalle estos prismáticos que se salen de lo habitual para ver si realmente pueden ser una herramienta útil o comparable con unos binoculares tradicionales.

Prismáticos astronómicos Omegon 2.1×42

Los Prismáticos Omegon 2.1×42 son la última innovación de la marca alemana. Muy similares a los ya más antiguos Vixen SG 2.1×42, estos prismáticos vienen a ofrecer algo distinto para los aficionados a la astronomía. Y a un precio más razonable que los Vixen, aunque siguen sin ser baratos. Pero, ¿qué nos ofrecen estos binoculares?

Estos “mini-prismáticos” Omegon 2.1×42 nos permiten admirar el cielo con la misma facilidad que si lleváramos unas gafas que intensificaran la luz de las estrellas. ¡Gracias a ellos podremos ver estrellas de hasta magnitud 9,8 (según el fabricante)! Y todo de forma natural y muy cómoda.


Omegon Binoculares 2,1x42 para observación de campos estelaresVer características en Astroshop.es

Al tener solo 2.1 aumentos podemos observar regiones del cielo muy amplias, mucho más que unos tradicionales prismáticos 10×50. En este sentido, ningún telescopio o binoculares normales pueden ofrecernos algo parecido. Con los Omegon 2.1×42 podremos disfrutar de un campo de observación de 26º, lo que nos permitirá ver constelaciones enteras y disfrutar como nunca de grandes regiones del cielo.

Por ejemplo, con estos binoculares podremos disfrutar de toda la constelación de Sagitario en un solo vistazo y disfrutar de varios cúmulos, nebulosas y cientos de estrellas al mismo tiempo. Los paseos por la Vía Láctea con estos prismáticos son difíciles de olvidar. Y en invierno, la visión de la constelación de Orión al completo nos dejará sin palabras. Garantizado.

Los binoculares Omegon 2.1×42 en detalle

Primera impresión

El cuerpo de los prismáticos es metálico y a primera vista llama la atención sus más que correctos acabados. La caja, el estuche, su apariencia. Están hechos para llamar la atención y el fabricante ha cuidado mucho los detalles, no cabe duda.

Peso y agarre

Su reducido peso de 400 g hace que sea fácil pasar largos ratos mirando al cielo y sin sentir la fatiga de unos prismáticos tradicionales, que suelen pesar más del doble. Aunque he de reconocer que la primera vez que los agarras llama la atención su peso para el tamaño que tienen. Pero luego por la noche se sienten ligeros y no vuelves a reparar en el peso. Además, incorporan una correa para tenerlos siempre bien amarrados y evitar sustos y accidentes.

Enfoque

Los oculares de estos binoculares no están acoplados mecánicamente, es decir, se enfocan individualmente por separado. El enfoque es suave y sencillo pero llevará más tiempo que en unos binoculares tradicionales.

Comprar en Astroshop.es por 149 €

 

Aberraciones

La calidad óptica es la que se podría esperar para unos prismáticos de este tipo. Su elevado campo de visión hace que las aberraciones se maximicen y se aprecie claramente la aberración esférica y algo de cromatismo. Aunque para observación diurna, estas aberraciones sí resultan muy molestas, por la noche se minimizan bastante, por no decir que incluso carecen de importancia. La verdad es que la sensación de inmersión es tal que las aberraciones pasan completamente desapercibidas, aunque lógicamente están ahí.

Imagen y magnitud límite

Aunque teóricamente estos prismáticos permiten alcanzar hasta magnitud 9.8, me da la sensación de que su límite real puede estar entre la magnitud 7 u 8. En cualquier caso, ¡esto es entre 2 y 6 veces más estrellas que a simple vista!

En cielos semiurbanos nos permitirán disfrutar de las constelaciones, incluso las más débiles, pese a la contaminación lumínica. Esto ya hace que valgan la pena. Pero es en cielos oscuros donde realmente disfrutaremos de estos binoculares. Podremos ver campos estelares impresionantes y observar el cielo como si fuera la primera vez, descubriendo nuevas estrellas y asterismos.

Además, donde también me resultaron fantásticos es para la observación del cometa Neowise en julio de 2020. Su larga cola llamaba la atención en un campo lleno de estrellas incluso cerca del horizonte. También los he usado para la observación de auroras boreales, donde ayudan a disfrutar de incluso las más tenues luces del Norte, aunque ahí la verdad es que, en ese caso, me sigo quedando la observación a simple vista.

Rosca para filtros

Cuentan con rosca para filtros de 2” delante de las lentes. De esta forma podremos utilizar filtros para mitigar la contaminación lumínica y ganar aún más contraste. Eso sí, será necesario contar con un juego de filtros por duplicado.

Más información en Astroshop.es

Conclusión

Los Omegon 2.1×42 son el complemento ideal para principiantes o aficionados avanzados. Creo sinceramente que cualquier persona disfrutará mucho con la visión del cielo que ofrecen, aunque reconozco que su precio (149€) echará para atrás a bastante gente.

Por eso, hay que entender estos prismáticos como lo que son: un “juguete” para los locos por las estrellas, un regalo perfecto para los amantes del cielo o un complemento ideal para las astrónomos amateur. No es, posiblemente, una herramienta de uso diario sino más bien esporádico, ideal en cielos realmente oscuros y un accesorio ideal para viajes. Y sobre todo, un regalo súper original para ese amigo aficionado a la astronomía que ya tiene de todo.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.