Carrito

Hola de nuevo. Nos encontramos en los últimos coletazos del verano, como atestigua la pronta llegada del otoño el 23 de este mes. Como sabéis siempre nos gusta buscar las relaciones que la astronomía guarda con los hechos cotidianos de nuestra vida, como puede ser la llegada del otoño.

Más allá de la obvia relación con el equinoccio, el otoño “se puede explicar” con una de las más famosas historias de la mitología clásica, con sus correspondientes personajes representados en el cielo.

EL MITO DE PERSÉFONE

La historia comienza con el mandamás del Olimpo, Zeus AKA Júpiter y Deméter (Ceres para los romanos), la diosa de la naturaleza, los cultivos y la fertilidad, presente en el firmamento como la constelación de Virgo. Tan prodigiosa pareja engendró a una hermosa joven de nombre Kore. En un momento dado Kore llamó la atención de Hades (Plutón) quien emergió de las profundidades y la raptó, convirtiéndola en Perséfone (Proserpina en la mitología romana), la diosa del inframundo.

Existen distintas versiones que atribuyen a Zeus participaciones más o menos directas en dicho rapto, sin embargo, todas coinciden en el tremendo pesar y desesperación en la que se sumió Deméter. Desde ese momento interrumpió todas las floraciones y crecimientos de plantas y se dedicó por completo a la búsqueda de su hija.

Ante la visión del erial en el que se había convertido la Tierra, Zeus decide intervenir y manda a buscar a Perséfone. Pese a su tremendo poder no puede liberarla ya que Perséfone había comido seis granos de granada, y las normas dictaban que nadie que hubiera probado bocado en el inframundo podría abandonarlo. Finalmente, Zeus y Hades negociaron y se permitió a Perséfone volver junto a su madre a cambio de permanecer seis meses, uno por cada grano de granada, en el inframundo junto a Hades.

A partir de ese momento se suceden ciclos en los que medio año Deméter y Perséfone están juntas y contentas, con lo que la Tierra prospera y florece (primavera y verano) y en el otro medio, en el que Perséfone debe permanecer en el inframundo, la tristeza embarga a Deméter y todo permanece yermo y oscuro (otoño e invierno).

Por cierto, tanto si os gusta la mitología clásica como el arte y queréis profundizar en ellos cociendo sus relaciones con la astronomía no os podéis perder nuestras observaciones temáticas sobre mitología y nuestras visitas guiadas sobre mitología en el Museo del Prado.

VISIBILIDAD PLANETARIA

De forma general nos encontramos ante una situación muy parecida a la del mes anterior en la que el protagonismo nocturno recae en Júpiter y Saturno. A grandes rasgos Mercurio, Venus y Marte están muy cerca del Sol y por tanto su visibilidad está muy condicionada. Tras la simulación del Sistema Solar de este mes pasamos a detallarlos lo que podemos esperar de cada uno de los planetas.

 

Recreación del Sistema Solar en septiembre de 2019
Recreación del Sistema Solar en septiembre de 2019

 

MERCURIO

El mensajero alado se encontrará en conjunción con el Sol (debe tener que entregar un paquete o algo) el día cuatro de septiembre. Esta situación va a provocar que no podamos observar el planeta hasta la cuarta semana del mes. Será necesario un horizonte O completamente despejado debido a la baja altura.

 

VENUS

Tras la oposición del planeta con el Sol que se produjo el 14 del mes pasado Venus transita por detrás del Sol en su movimiento aparente por la eclíptica. No obstante todavía se encuentra demasiado cerca del mismo como para poder distinguir su brillo entre las luces del atardecer.

 

MARTE

Una vez más nos encontramos con un planeta demasiado cerca del Sol como para poder ser observado, ya que en esta ocasión Marte alcanzará su oposición con nuestra estrella el día dos. A partir de ese momento irá adelantando cada vez más su orto respecto al amanecer, pero durante este mes se encontrará demasiado cerca para observarlo. Tan sólo será posible vislumbrarlo entre las luces del alba los últimos días de septiembre, muy bajo en el horizonte y durante un breve periodo hasta quedar enmascarado por la luz del Sol.

 

JÚPITER

A primeros de mes alcanzará su máxima altura poco antes del atardecer, por lo que será visible desde la puesta del Sol como el objeto más brillante del cielo donde permanecerá hasta su ocaso pasada la medianoche. Conforme avance septiembre su paso por el meridiano sur se irá adelantando y aparecerá cada vez más bajo en el horizonte hasta que a final de mes dejará de ser visible una hora antes de la medianoche.

 

SATURNO

Mantiene una situación similar a la de Júpiter, con la salvedad de que su orto se producirá aproximadamente dos horas después. Este hecho va a favorecer que podamos observar a Saturno en su máxima altura con un cielo más oscuro. Por el mismo motivo podremos observarlo durante todo el mes hasta pasada la medianoche.

 

URANO

A primeros de mes el planeta será visible desde una hora antes de la medianoche, alcanzando su máxima altura en las horas previas al alba. Conforme avance el mes irá adelantando su salida hasta que alcance su máxima altura en las horas posteriores a la medianoche. Permanecerá visible en el cielo hasta que la luz del Sol oculte su brillo.

 

NEPTUNO

Los gigantes helados (Urano y Neptuno) se encuentran tan lejos de nosotros que pese a su enorme tamaño sus características en cuanto a su observación se parecen más a las de una estrella que a las de el resto de los planetas. Si queremos verlos es obligatorio el uso de telescopios y aún así el aspecto que presentan en el ocular no dista mucho de el de una estrella “gorda” con unos llamativos tonos verdeazulados. Durante este mes Neptuno se situará en su máximo acercamiento a la Tierra, colocándose a “tan solo” 29UA, lo que puede suponer una buena excusa para darle un vistazo e intentar encontrar a Tritón, su gran luna.

Si nos animamos a buscar a Neptuno, el mejor momento para hacerlo será entorno a la medianoche, cerca de su culminación.

A continuación os adjuntamos las curvas de visibilidad detalladas por si son de vuestro interés. Recordad que están calculadas para un observador situado en latitud 40ºN y expresadas en horario estival centroeuropeo CEST (UTC+2).

 

Curvas de visibilidad planetaria en septiembre de 2019

 

CONJUNCIONES

Lunes 2 de septiembre: Marte en conjunción con el Sol, separación 1°04’59.1″

Miércoles 4 de septiembre: Mercurio en conjunción con el Sol, separación 1°42’22.8″

Jueves 3 de septiembre: Marte en conjunción con Mercurio, separación 0°38’30.2″

Viernes 6 de septiembre: Júpiter en conjunción con la Luna, separación 1°58’16.0″

Domingo 8 de septiembre: Saturno en conjunción con la Luna, separación 0°28’45.9″

Viernes 13 de septiembre: Neptuno en conjunción con la Luna, separación 4°10’48.0″

Mercurio en conjunción con Venus, separación 0°17’05.4″

Miércoles 18 de septiembre: Urano en conjunción con la Luna, separación 4°53’36.2″

Sábado 28 de septiembre: Marte en conjunción con la Luna, separación 3°18’00.9″

Domingo 29 de septiembre: Venus en conjunción con la Luna, separación 3°10’04.6″

 

COMETAS

Tras la sequía de los meses anteriores parece que la cosa mejora un poco, tal como avanzábamos el mes anterior en esta ocasión continuaremos con el cometa C/2018 W2 (Africano), cuyas previsiones de brillo parecen haber mejorado. Alcanzará su máximo brillo este mes y tiene una magnitud prevista de 8, por lo que bajo buenas condiciones de cielo sería asequible a observación con prismáticos. Os adjuntamos carta de localización que podéis imprimir en A4. Podéis encontrar más información del cometa en la completísima web de José Chambó.

 

Ubicación del cometa C/2018 W2 (Africano) en septiembre de 2019

 

LLUVIAS DE METEOROS

AlfaAurígidas (206 AUR): Con actividad entre el 28 de agosto y el 5 de septiembre, máximo previsto el 1 septiembre. THZ= 6. Estallidos ocasionales con meteoros muy rápidos. Radiante en la constelación de Auriga, coordenadas de radiante: 05h 37.30m, 42° 00.6′.

Perseidas de septiembre (208 SPE):  Actividad entre el 5 y el 21 de septiembre, con máximo previsto el 9 de septiembre. THZ = 5 y radiante en la constelación de Perseus, cerca de la estrella Algol (β Per).

 

Radiantes de las lluvias de meteoros de septiembre de 2019

 

EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

 

lunes, 2 de septiembre de 2019

Marte en conjunción

Máx. brillo de Marte (-1.7)  

martes, 3 de septiembre de 2019

Máx. brillo de Mercurio (-1.8)

Mercurio 0.7° al N. de Marte

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Mercurio en conjunción superior

viernes, 6 de septiembre de 2019

Cuarto creciente     

Júpiter 2.3° al S. de la Luna  

domingo, 8 de septiembre de 2019

Saturno 0.0° al N. de la Luna (ocultación)

lunes, 9 de septiembre de 2019

Neptuno, máximo acercamiento a la Tierra

martes, 10 de septiembre de 2019

Neptuno en oposición  

viernes, 13 de septiembre de 2019

La Luna en el apogeo  

Neptuno 3.6° al N. de la Luna

sábado, 14 de septiembre de 2019

Mercurio 0.3° al S. de Venus

Luna llena

martes, 17 de septiembre de 2019

Urano 4.5° al N. de la Luna

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Saturno estacionario  

viernes, 20 de septiembre de 2019

Aldebaran 2.7° al S. de la Luna

domingo, 22 de septiembre de 2019

cuarto menguante

lunes, 23 de septiembre de 2019

Equinoccio de otoño  

jueves, 26 de septiembre de 2019

Regulus 3.3° al S. de la Luna

sábado, 28 de septiembre de 2019

Luna nueva

La Luna en el perigeo

Marte 4.1° al S. de la Luna

domingo, 29 de septiembre de 2019

Mercurio 1.4° al N. de Spica

Venus 4.4° al S. de la Luna

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.