Carrito

El dibujo astronómico es una herramienta de gran valor al servicio de la ciencia  con el que se han registrado durante siglos las numerosas observaciones y avances científicos. Las obras, muchas de ellas de gran calidad estética, se acercan tímidamente al gran abanico del arte. Pero, también ocurría al revés, en estos mismos siglos, los pintores clásicos bebían de los avances científicos y astronómicos de la época plasmándolos en sus cuadros.

Para aprender sobre dibujo astronómico no te pierdas el libro Dibujo Astronómico de Leonor Ana Hernández , astrónoma del Observatorio astronómico de la Hita y una de las mayores representantes del dibujo astronómico en la actualidad.

Distinguiremos entonces ambas categorías como independientes, aunque relacionadas. Al dibujo astronómico en sí le dedicaré un post completo más adelante, hoy quiero hablar sobre arte, astronomía y cómo ambos conceptos están más cerca de lo que podemos pensar. 

Desde los primeras representaciones artísticas del ser humano, el cielo y sus astros han estado presentes de manera natural. Existen por tanto numerosas obras que reflejan eventos o instrumental astronómico en su interior. Entre ellas podríamos hacer distintas categorías: Efemérides, astros, la figura del astrónomo, mitología, instrumentación… hoy nos centraremos en cinco obras importante y dejaremos el resto para futuras entregas de este post.

Cristo Resucitado. Bramantino ( 1490 )

En el s XV la mayoría de los pintores representaban obras de carácter religioso, histórico o de la realeza. Aún así, en ellas podemos apreciar detalles científicos muy interesantes. En este cuadro de Bramantino ( Bartolomeo Suardi h.1465-1530 ) discípulo de Bramante, debemos fijarnos en la Luna que acompaña a este desalmado y trágico Cristo resucitado.

En ella apreciamos perfectamente el contraste entre los claros y oscuros que se pueden observar a simple vista en la Luna. Las zonas más oscuras corresponden a los mares, grandes planicies formadas en los orígenes lunares y que, a pesar de su nombre, no contienen agua.

Para saber más: Un poco de geografía Lunar, aquí encontrarás una explicación detallada sobre qué son los mares y otras formaciones lunares.

Este cuadro se puede contemplar actualmente en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza (Madrid)

La vista. Brueghel el Viejo y Rubens. ( 1617 )

Saltemos unos 200 años adelante para fijarnos en este curioso cuadro de Brueghel el Viejo y Rubens . Pertenece a una colección de cinco tablas “La vista”, ” El oído” “El olfato” “El tacto” y “El Gusto” que pueden contemplarse actualmente en el Museo del Prado (Madrid) . Las cinco están repletas de alegorías científicas pero analicemos La Vista.

Justo en el centro de la imagen, junto al personaje principal, podemos observar un telesopio. Debemos fijarnos en que Galileo Galilei comenzó a utilizar el telescopio en el año 1609 y ésta obra fue pintada tan solo  8 años después. Una prueba de lo rápido que se expandió este instrumento a través de la nobleza europea.

En el cuadro también se encuentran representados un semicírculo azimutal, una esfera armilar, un globo terrestre, una ballestilla, dos compases de Galileo y un gran astrolabio.

Paisaje con el castillo de Mariemont. Brueghel el Viejo ( 1608 ~ 1611 )

Unos meses antes de que Galileo mostrara al mundo su telescopio, un artesano holandés, Hans Lipperthey, le regaló un telescopio construido por él mismo a su patrón. Este telescopio quedó reflejado en otra obra de Jan Brueghel el viejo. “Paisaje con el castillo de Mariemont“. Se considera la primera obra en reflejar este instrumento. 

Este cuadro se conserva en el Museo de Bellas Artes de Virginia (Richmond – EE.UU. )

Huída de Egipto. Adam Elsheimer ( 1690 )

Unos años más tarde y también influenciada por los descubrimientos de Galileo, encontramos “Huída a Egipto” de Adam Elsheimer, pintada en 1690. La primera pintura en representar de forma realista la vía láctea.

El artista consigue representar en el cielo las estrellas de forma independiente dentro de una nebulosidad blanquecina que claramente relacionamos con la Vía Láctea. Adam Elsheimer pintó este cuadro el mismo año en el que Galileo apuntó por primera vez al cielo con su telescopio. No se sabe si tuvo relación con el científico o si conocía sus trabajos de algún modo, pero sin duda el cuadro muestra un gran avance en el conocimiento de los astros de la época.

Este cuadro se encuentra en el Museo Alte Pinakothek (Munich)

El Astrónomo. Johannes Vermeer ( 1668)

Y no podíamos terminar este listado sin mencionar esta obra. El astrónomo de Johannes Vermeer es quizás uno de los cuadros con una representación más directa sobre las ciencias del cosmos.

La escena está magistralmente iluminada desde una ventana a la izquierda de la imagen, como suele ser habitual en las obras de Vermeer. En ella podemos observar  un Globo de Joducus Hondius con unas exquisitas representaciones de varias constelaciones: la osa mayor, el dragón, hércules y la lira.

El manual que está consultando este astrónomo también ha sido identificado. Se trata del libro “Sobre la Investigación y la Observación de las Estrellas” de Adriaan Metius. Una guía para estudiar astronomía y geografía popular en el s XVII.

El cuadro puede ser analizado en el Museo del Louvre (París)


Espero que os haya gustado este pequeño análisis histórico de un tema que me parece apasionante y del que seguiré hablando en próximas entregas. Un abrazo para todos y todas. Sed felices. Nos vemos en las redes.

Saray de la Hoz

Saray de la Hoz

Experta en comunicación y divulgación. No hay un solo rincón de internet que se le escape. Las redes sociales y los medios online son su hábitat; la astronomía su pasión.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.