Carrito

En el colegio, en libros, en imágenes, estamos acostumbrados a ver representado nuestro Sistema Solar de una forma más o menos realista (más bien menos) y más o menos correcta (más bien incorrecta). Nos hablan de su composición, de sus características, de sus colores, de su situación en el espacio y de sus tamaños y distancias… pero, ¿os habéis parado a pensar despacio en esos tremendos números?

Estamos acostumbrados a manejar cifras pequeñas. En nuestro día a día hablamos de centímetros, metros o kilómetros; minutos, horas, días, meses o años, pero en astronomía vemos unos números tremendamente grandes en espacio y tiempo, que se escapan de nuestra comprensión y nos resultan difíciles de imaginar. Por ello, vamos a recurrir a una escala que podamos manejar para poder comprender mejor el tamaño de nuestro Sistema Solar.

Escala_del_Sistema_solar

Estamos acostumbrados a ver imágenes como estas, pero sólo son representaciones gráficas. No están a escala, ni en tamaño ni en distancia.

La escala del Sistema Solar: sistema Tierra-Luna

Empecemos. Toma una pelota de tenis y una canica: la pelota de tenis representará la Tierra y la canica la Luna. Sitúa nuestra peculiar Tierra en el suelo y coloca la Luna a la distancia que supones debe encontrarse, teniendo en cuanta la escala que hemos empleado.

Bien, espero que seas un buen astrónomo y tu cálculo haya situado a nuestra Luna como debe ser, es decir, ¡a unos dos metros de distancia!. ¿No lo has hecho bien? No te preocupes, no conozco a nadie que lo haya acertado a la primera.

La escala del Sistema Solar: sistema Tierra-Sol

Si te ha sorprendido la escala del sistema Tierra-Luna, prepárate porque lo más difícil viene ahora. A esta escala, el Sol lo tendríamos que representar como una esfera del tamaño de un camión. Y para colocarlo correctamente, tendríamos que recorrer ¡casi un kilómetro de distancia!

Si fueras andando hasta ese camión, durante el trayecto encontrarías a Venus, otra pelota de tenis y a Mercurio, una canica un poco más gorda.

La distancia a los planetas exteriores

En cambio, si caminaras en dirección contraria te encontrarías con Marte, una pelota de golf, y con cuatro enormes balones de playa, los planetas gigantes: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Y, por fin, llegarías al cinturón de Kuiper, donde se encuentra Plutón y otros cuantos planetas enanos. Pero cuando llegases, ¡habrías recorrido 29 kilómetros y medio! (a 5km por hora, ¡llevarías unas 6 horas caminando!).

La distancia a otras estrellas

Sin embargo, recuerda que el camión representa nuestro Sol, que es solo una estrella más de las cientos de miles de millones que existen en nuestro vecindario galáctico.

De entre todas las estrellas, vamos a pensar solo en nuestra vecina más cercana: Próxima Centauri. Pues bien, para llegar a Próxima Centauri, una enana roja que representaríamos como una esfera del tamaño de una furgoneta, tendríamos que caminar unos 198.000 kilómetros, es decir, casi cinco vueltas completas a la Tierra. ¿Sorprendido?

Pues la cosa no termina ahí. En nuestra galaxia existen unos 200.000 millones de estrellas, muchas de las cuales se cree que poseen sistemas solares similares al nuestro, y se estima que existen más de 100.000 millones de galaxias en el Universo. Datos y más datos que, a poco que reflexionemos, nos parecerán incomprensibles… Pero no olvides que todas las estrellas que observas en el cielo pertenecen a nuestra galaxia, la Vía Láctea y, aunque son asombrosamente grandes, están tan lejos que sólo vemos esos miles de puntitos luminosos.

Roberto Bravo

Roberto Bravo

Astrónomo de afición y emprendedor de profesión. Paciencia, ganas y un puntito de locura han sido necesarias para desarrollar este proyecto desde sus inicios en 2009. Más de diez años después, continúo con aún más fuerza esta preciosa andadura.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.